Empresarios extranjeros ven en riegos sus inversiones en Cuba por la crisis que vive Venezuela

Mientras algunas compañías extranjeras se empeñan en defender sus intereses en Cuba, otras por el contrario se muestran celosas de realizar inversiones en la nación caribeña producto a que esta junto a su “hermana” Venezuela, se encuentran en el punto de mira del presidente norteamericano Donald Trump.

El derrocamiento del gobierno Venezolano traería como consecuencia para el gobierno cubano un deterioro notable de su ya frágil economía y pondría en grave peligro las futuras inversiones en la misma.

La administración del actual inquilino de la Casa Blanca se encuentra ahora amenazando a la mayor de las Antillas con la entrada en vigor el próximo mes de marzo de una ley que se encontraba sin efecto desde 1996 y que permite a ciudadanos norteamericanos realizar demandas a personas extranjeras o compañías que hayan invertido en propiedades de las que fueron confiscadas por el gobierno cubano en los años 60.

El polémico Título III de la Ley Helms-Burton modificó las sanciones referentes a la Isla hace 23 años, pero todos los presidentes, incluyendo al actual mandatario estadounidense, han optado por no ponerla en práctica debido al fuerte rechazo a nivel internacional.

“Todas son malas noticias. La economía va a empeorar más debido a la crisis de Venezuela y las nuevas amenazas de Trump. Nuestros empresarios vienen a preguntarnos qué podemos hacer (…) Están realmente preocupados y nosotros también”, expresó un agregado comercial que tiene un fuerte interés comercial en la Isla.

Durante muchos años Cuba mantuvo una dependencia casi absoluta del petróleo proveniente de Venezuela, una situación que con los años ha ido disminuyendo al ir realizado compras a países como Argelia y Rusia, pero aún los subsidios provenientes de esa nación significan un gran alivio para la economía de la Isla.

“Si hay un cambio de régimen y cancelación de todos los acuerdos, el impacto podría ser mayor”, expresó Pavel Vidal, un ex economista del Banco Central de Cuba.

La relación comercial entre Caracas y La Habana había caído ya en alrededor de 7.200 millones en 2014 a 2.300 millones en 2017, según el gobierno cubano.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba