Decomisan 12.000 kilos de langostas y camarones en paladares de Sancti Spíritus

En más de 240 operativos policiales efectuados en Sancti Spíritus este año, las autoridades cubanas decomisaron casi 12.000 kilogramos de langosta y camarones en paladares, autos de turismo y otras áreas “proclives al delito”, informó el periódico local Escambray.

La Oficina Nacional de Inspección Estatal (ONIE) en la provincia confiscó en total más de 15.700 kilogramos de productos pesqueros, entre los que también se encuentran unos 4.106 kilogramos de pescado y otros 21 de carne de tortuga.

Los 9.892 kilogramos de camarón entero (tanto de cultivo como de plataforma) que fueron requisados por la policía constituyen la cifra más alta de este marisco que se haya decomisado en la Isla.

Fueron retiradas también alrededor de 4.800 metros de redes ilegales, 13 atarrayas, 15 medios navales, 54 medios submarinos y cinco neveras, “lo que conllevó a la aplicación de 198 Decreto-Leyes con una cuantía económica equivalente a los 66.650 pesos y, en algunos casos, puestos a disposición de los tribunales”, indicó la nota.

Autoridades de la ONIE resaltaron que es la pesca furtiva, el traslado en algún medio o de forma personal y receptación de especies que se encuentran en veda o tienen prohibida su comercialización, las principales violaciones que suelen detectar en el territorio.

Iraldo Romero Betancourt, director de ese organismo, dijo que sus inspectores, de conjunto con la Policía Nacional Revolucionaria, los miembros de las Tropas Guardafronteras, los Tribunales y del cuerpo de Guardabosques intervinieron en operativos desarrollados en Trinidad, Sancti Spíritus, Tunas de Zaza, Guasimal y Fomento.

“Operamos también en seis paladares de Sancti Spíritus y Fomento, en las cuales encontramos un total de 160 kilogramos no solo de crustáceos, sino de masa de cangrejo y pescado de plataforma sin el debido justificante que amparara su procedencia legal, en las cuales aplicamos multas de entre 3.000 y 5.000 pesos y el decomiso de los bienes empleados para la conservación de dichos alimentos”, refirió Iraldo.

Explicó el director de la ONIE que el 40 por ciento de los decretos aplicados en el 2018 corresponden a personas naturales que practican la pesca en embalses sin la debida autorización, un fenómeno que continúa en ascenso, sobre todo en el aliviadero y la cortina de la presa Zaza, esta última frecuentada por pescadores clandestinos de Sancti Spíritus y otros territorios vecinos que operan sobre medios flotantes en busca de la trucha, que tiene mayor representación allí.

El consumo de mariscos y pescados en la Isla está limitado a un pequeño sector de la población con mayor poder adquisitivo. La producción de este tipo de alimentos es acaparada por el Estado, que los destina exclusivamente a hoteles y otras instalaciones turísticas.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba