Miguel Díaz-Canel asegura que antes que acabe el año quedaran resueltas la mayoría de las casi 8000 viviendas afectadas por el tornado

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, mantuvo el pasado fin de semana un encuentro con las autoridades del gobierno en la provincia de Las Tunas donde se informó que en las provincias orientales de la nación caribeña existen aún pendientes 8.096 afectaciones en viviendas del huracán Ike y 672 de Irma.

La cifra resulta realmente alarmante, pues hace solo unas semanas un letal tornado devastó cinco municipios de la capital, dejando a su paso 7800 casas dañadas, 730 de ellas destruidas totalmente, y el mandatario cubano aseguró que antes de finalizar este año quedarían resueltas la mayoría de estas afectaciones.

El huracán Ike afectó la isla en septiembre de 2008, hace más de 10 años, y el Irma impactó al país en el año 2017. De acuerdo a los funcionarios presentes en este encuentro, el problema con las afectaciones en las viviendas que sufrieron daños durante el paso de estos eventos meteorológicos “debe resolverse con el fomento de polos de viviendas en todos los municipios y el impulso de la producción local de materiales” para lo que ya “existen las estrategias trazadas por los gobiernos de estos territorios”.

En fin, la perolata de siempre, secundada por el gobernante cubano, quien dijo en la reunión que a las personas había que explicarles lo que sucedía y “darle solución a todos los casos que se pueda y que vayan quedando”.

 

La solución, según Díaz-Canel, es evaluar “al menos” si se les podía entregar a los dueños de estas casi 10.000 viviendas “una serie de recursos” para que por medios propios avanzaran en la reconstrucción de sus hogares.
El huracán Ike afectó las provincias del oriente cubano en el año 2008 y a su paso se registraron vientos superiores a los 200 kilómetros por horas, acompañadas de fuertes lluvias e inundaciones. Irma, por otro lado, toco tierra en el año 2017 y a su paso los estragos fueron impresionantes, con más de 1000 viviendas afectadas, 157 de las cuales resultaron derrumbes totales.
Tras los destrozos del huracán Irma, el Gobierno cubano hizo pública la Resolución 645/2017, en la que se establecía las donaciones que se les entregaran a los damnificados por desastres naturales no serían desde ese momento gratis pues se les cobraría a las personas los costos de distribución y transporte de cada producto recibido.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS @llamacuba